Newsletter programa de inmersión

La era de la inteligencia

La humanidad del siglo XXI se enfrenta a desafíos fundamentales: empleabilidad, equidad, innovación, trabajo colaborativo, deslocalización, integración y respeto por el medio ambiente. Sin embargo, la educación actual sigue anclada en técnicas del pasado. Los niños del siglo XXI están siendo educados por adultos cuyos métodos se asemejan a los de la Revolución Industrial, hace más de dos siglos.

En este siglo, todo cambia a una velocidad vertiginosa. Empresas que lideran hoy no existían hace 20 años. La comunicación se ha multiplicado exponencialmente. A pesar de la revolución digital, el elemento que más importa, las personas, se mantiene inalterado. La digitalización involucra tecnología, pero la verdadera transformación es personal.

El mundo contemporáneo se halla inmerso en una encrucijada sin precedentes, donde la acumulación de información y conocimiento ya no es el principal protagonista. Según el versátil Pablo Aristizabal, nos encontramos en la “era de la inteligencia”. Así como el dominio del fuego marcó un hito decisivo en la historia humana al permitir su expansión global, la inteligencia artificial está teniendo un impacto igualmente significativo, aunque a una velocidad vertiginosa. En su empresa de contenidos digitales, en un lapso breve de dos años, han experimentado un aumento impresionante en la productividad, multiplicándola por 600, gracias a la colaboración con 20 Inteligencias Artificiales distintas. Una de ellas tiene la capacidad de traducir en todos los idiomas con la misma voz y cadencia. Estamos inmersos en una conversación global que está redefiniendo nuestra forma de vivir y trabajar.

Esta coyuntura nos lleva a cuestionarnos: ¿En qué punto de esta conversación nos encontramos nosotros? ¿Cómo podemos prepararnos no solo para comprender esta revolución, sino para aprovechar al máximo su potencial? Estos interrogantes plantean dos preocupaciones fundamentales: la necesidad de una reinvención en el ámbito educativo y un desafío a los empresarios. Según la visión de Aristizabal, no es la educación la que impulsa la economía, sino al contrario. La economía es la que impulsa una educación de calidad. La generación de riqueza de una sociedad establece la demanda de conocimiento, y a partir de este punto comienza un proceso transformador.

La clave está en el aprendizaje constante

Mantenerse actualizado en un mundo en constante evolución no solo trae muchas ventajas, sino que es sumamente necesario. La adquisición de nuevos conocimientos y habilidades es un vehículo que nos permite afrontar los desafíos y las oportunidades que surgen en nuestro camino. Ya sea en el ámbito laboral, académico o personal, la sed de conocimiento y el deseo de mejora continua son motores que impulsan el progreso.

El aprendizaje continuo es un proceso que puede y debe acompañarnos a lo largo de nuestra vida. Esto implica la disposición constante de explorar nuevas disciplinas, adquirir habilidades adicionales y profundizar en nuestro conocimiento existente.

La curiosidad y el deseo de aprender son cualidades que nos impulsan hacia un camino de realización y éxito, y nos mantienen en constante evolución en este mundo en rápida transformación.

En su charla “Aprender a aprender” en el marco del seminario el agro en la era digital, Pablo nos cuenta cómo y qué conocimientos son necesario adquirir para aprender de manera exitosa. Mirá la charla completa acá. 

Próximo programa: OCTUBRE 2023

Dive into the future!

Add your name to the list and get the opportunity to explore new technologies, connect and engage with the Silicon Valley ecosystem.

en_US